I Encuentro Andaluz de Pacientes, Familiares, Tecnicos y Tecnicas en torno a los Tratamientos Opiaceos

Publicado: 02/04/2013 en Advocaçy y Activismo
Etiquetas:, , , , , ,

poster1sevilla

A pesar de que los pacientes dependientes de opiáceos son enfermos y enfermas crónicos y tienen derecho al mismo trato que un paciente enfermo crónico normal, la sociedad los considera ciudadanos y ciudadanas de segunda, los atienden en circuitos paralelos a la red normalizada de salud y no siempre les permite elegir su tratamiento. Si a esto sumamos que en los pacientes enfermos crónicos existe un gran riesgo de exclusión social, en los dependientes de opiáceos este riesgo se duplica.

• La dependencia de opiáceos es una enfermedad crónica con recaídas, que requiere tratamientos a largo plazo y una infraestructura psicosocial que permita una estabilización dirigida a la reinserción.
• El estigma asociado a los programas de mantenimiento es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el paciente dependiente de opiáceos.
• La red sanitaria de asistencia a las drogodependencias necesita avanzar hacia un modelo que no esté basado solo en la reducción de daños.
• Los recortes afectan especialmente a los pacientes con dependencia a opiáceos, ya que muchos de ellos se quedan sin la posibilidad de acceder al tratamiento.
• MI TRATAMIENTO MI ELECCIÓN (MTME) http://www.mitratamientomieleccion.eu da a conocer a los pacientes y familiares las opciones de tratamiento existentes (tanto farmacológicas como no farmacológicas), que mejor se adapten a sus necesidades y que les permitan normalizar su situación y trabajar hacia una reintegración social.
• La red asistencial de la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, atendió el pasado año a 61.235 personas. Los dependientes de opiáceos ocupan el primer lugar de la lista con 19.481 personas atendidas.
• Aunque el consumo de heroína es estable desde hace años en Andalucía, con una prevalencia del 0,8% de la población , las incautaciones de heroína se han duplicado durante el 2012. La dependencia de esta sustancia sigue siendo un problema importante de salud pública, porque los pacientes dependientes constituyen una población cada vez más cronificada, con numerosos problemas físicos y mentales asociados (SIDA, hepatitis, depresión, etc.).

Sevilla, 27 de febrero de 2013.- Las Asociaciones de Pacientes Dependientes de Opiáceos: APDO y COLECTIVO LA CALLE, con el apoyo de las Federaciones de Drogodependencia FAUDAS, ENLACE y LIBERACIÓN han celebrado el “I Encuentro Andaluz de Pacientes, Familiares, Técnicos y Técnicas en torno a la Dependencia de Opiáceos. El objetivo de este encuentro, titulado “Repensando la Red de Asistencia” ha sido realizar una profunda y seria reflexión sobre los servicios, los tratamientos, las políticas, los recursos, la regulación en la conducción vial de los pacientes, etc., desde perspectivas multidisciplinares para así poder sugerir directrices de mejora, que sin duda, necesita la red sanitaria de asistencia a las drogodependencias. Por este motivo, durante el encuentro, los pacientes han reivindicado la delicada situación en la que se encuentran y han elaborado una serie de propuestas para mejorar la calidad de los servicios que ofrece la red sanitaria de asistencia a las drogodependencias. Una de las cuestiones que reivindican, quizá la más importante de todas, en palabras de los representantes de las asociaciones convocantes, presentadores y facilitadores del encuentro José Carbonell (Gestor de Entidades Sociales y Presidente de las asociaciones APDO y AUMMO) y Marisa Fernández (Agente de Salud de Colectivo La Calle y presidenta de FAUDAS), es la consideración marginal que se da a estos tratamientos, que se dispensan habitualmente en centros -con normativas diferentes al resto- emplazados fuera del circuito normalizado de la atención sanitaria pública, lo que nos hace afirmar que somos pacientes de segunda clase para el Sistema Nacional de Salud.

Además, explicaron José Carbonell Y Marisa Fernández respectivamente , esta “peculiaridad” en la forma de prestar el servicio, ha dificultado que los pacientes puedan recuperar una “normalidad”, debido entre otras cosas, a la incompatibilidad de horarios de los centros con sus trabajos (dificultad de cumplimiento de jornadas laborales); a la falta de estos servicios en sus entornos mas próximos (barrios, municipios, etc..) lo que les obliga a trasladarse, en muchos casos a diario, y a dedicar tiempo y dinero a estos desplazamientos; a la falta de recursos paralelos dentro de las instalaciones donde se dispensan dichos servicios (como podrían ser los centros de día o unos espacios propios de auto-apoyo o asociativos), etc.

Asimismo, las asociaciones de pacientes denunciaron que existe una “doble moral” en cuanto a los tratamientos y los centros de drogodependencias, ya que al ser un circuito de atención paralelo a la sanidad normalizada, el simple hecho de acudir a estos centros provoca rechazo social y pérdida de confianza incluso por parte de la propia familia. Este estigma asociado a los programas de mantenimiento y que influye, en muchas ocasiones, en que los dependientes de opiáceos no se acerquen a pedir ayuda, es uno de los mayores retos a los que se enfrentan estos pacientes.

Los pacientes insistieron mucho en recordar que la dependencia a opiaceos es una enfermedad crónica con recaídas (generalmente) caracterizada por la búsqueda y el consumo compulsivo de sustancias opiáceas, que requiere de tratamientos a medio y largo plazo y de una infraestructura psicosocial que permita una estabilización dirigida a la reinserción. En opinión de Mercedes Márquez (Educadora Social del Colectivo la Calle y gerente de FAUDAS), si por un problema coyuntural esta infraestructura se sigue reduciendo y/o sigue desapareciendo, dificultará cada vez más el trabajo con nuestros usuarios y usuarias. Con ello asumimos cada vez más el riesgo de que busquen soluciones alternativas en el mercado negro de la calle, bajo el silencio de las administraciones.

Por otro lado, añadió Marisa Fernandez, “la estructura de las terapias de mantenimiento con sustitutivos opiáceos, sigue enmarcada en los Programas de Reducción de Daños; no ha evolucionado y, en la mayoría de los casos, el paciente no tiene derecho a participar en el proceso de elección de su tratamiento, según considere que es el más adecuado para él (metadona, buprenorfina/naloxona o diacetilmorfina), lo que provoca desigualdades territoriales en función de si el tratamiento está o no financiado al 100%. En consecuencia, en algunas comunidades autónomas el acceso a la terapia con buprenorfina/naloxona, que tiene un coste añadido, es muy complicado para algunos pacientes y significa que muchos de ellos y ellas no pueden adherirse a la terapia o tienen serias dificultades para financiarla.

Para que los pacientes dependientes de opiáceos conocieran todas las opciones terapéuticas disponibles en su país, nació la campaña europea MI TRATAMIENTO MI ELECCIÓN (MTME) (www.mitratamientomieleccion.eu ), fruto de la colaboración entre una serie de grupos de usuarios y usuarias europeos y organizaciones terapéuticas. Su objetivo es proporcionar información de calidad acerca de la dependencia a la heroína y los opiáceos. Esta campaña es muy importante para los pacientes y sus familiares porque “proporciona información de los distintos tratamientos y las formas de afrontar la dependencia de opiáceos desde un punto de vista objetivo y no moralizante”, explicó José Carbonell.

MI TRATAMIENTO MI ELECCIÓN es una campaña de información en Internet donde las personas dependientes a opiáceos encontrarán opciones de tratamiento disponibles en toda Europa (tanto farmacológica como no farmacológica), las ventajas y desventajas de cada una de ellas, con ejemplos reales de personas en su misma situación. Asimismo, MTME incluye videos con historias motivadoras de personas que se han sometido a tratamiento y que han rehecho sus vidas. Además, ofrece consejos sobre como mejorar las posibilidades de éxito de los tratamientos y cuenta con enlaces a grupos de soporte que pueden ofrecer su ayuda. MTME también está dirigida a los familiares y red social más próxima de las personas dependientes de opiáceos, que deseen saber mas sobre la dependencia a la heroína y las opciones de tratamiento: incluye consejos para reconocer la dependencia, historias personales de padres y madres que han vivido la adicción a la heroína de sus hijos e hijas, han visto sus dificultades y grupos de apoyo a familias.

Como no hay nadie más adecuado que las propias personas afectadas para sugerir las mejores alternativas posibles, las asociaciones de pacientes propusieron las siguientes medidas para mejorar la calidad de los servicios:

• Adaptar los programas de tratamiento a las personas que los utilizan, individualizándolos: ¿por qué unas con metadona, otras con buprenorfina/naloxona y unas pocos con diacetilmorfina?
• Favorecer la participación de un representante de los pacientes en los protocolos de actuación.
• Unificar los criterios de tratamientos y la atención sanitaria en todas las CC.AA. para que todas las personas dependientes tengan las mismas posibilidades, porque actualmente nos encontramos con que, según donde resida la persona, tiene una mejor calidad de asistencia que otra, o dispone de más posibilidades de aumentar su adaptación social que otra.
• Crear un Servicio de Urgencias para drogodependientes en el cual puedan atender cualquier imprevisto que pudiera darse.
• Promover la interacción y la confidencialidad entre el equipo terapéutico y el paciente cuando éste acude al Centro, en un lugar habilitado, con un mínimo de privacidad, sin las frecuentes interferencias externas de otras personas usuarias o no, como ocurre actualmente.
• Encontrar soluciones para la masificación, a la hora de recogida del tratamiento, a la que se exponen los pacientes en algunos servicios de dispensación.

Para concluir, los y las representantes de las asociaciones quisieron recordar que las personas dependientes de opiáceos no son “marcianos que han venido de otro planeta”, son personas que están entre nosotros; son nuestros seres queridos (hijos/as, hermanos/as, padres, madres, parejas, amigos/as, etc) y debemos luchar por mejorar su calidad de vida que, en definitiva, es también la nuestra. Por eso, las asociaciones de pacientes, piensan que los pacientes y sus familiares pueden cambiar las cosas si los afectados se unen para reivindicar sus derechos, como ya están realizando pacientes asociados de otras patologías. Si además, las empresas de servicios se suman a las buenas prácticas, creemos que podremos, entre todos cambiar la forma de tratar actualmente la dependencia de opiáceos.

***

Para más información:

APDO (Asociación de Pacientes Dependientes de Opiáceos) – Carrer Nou de la Rambla, 81 3º 1ª , 08001 Barcelona.
Tel.: 0034 606237532 / Mo. 0034 663164962
Mail: apdoasociacion@gmail.com / info@apdoweb.org
Pág. Web: http://www.apdoweb.org / http://www.mitratamientomieleccion.eu/row/es/index.asp
Facebook: APDO Asociación de Pacientes Dependientes de Opiáceos –
YouTube: apdoasociacion –
Skype: apdoskipe –
Twitter: @apdoaummo

ASOCIACIÓN COLECTIVO LACALLE – C/Bécquer, 43, A Local, 41002 Sevilla.
Tel.: 954 90 28 25 / Móvil: 676 89 38 32
Mail: colcaye@gmail.com
Pág. Web: http://www.colcalle.org
Facebook: Colectivo La Calle

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s