Posts etiquetados ‘drogas’

El abogado Francisco Blázquez en el blog del Master Drogodependencias UB hace un repaso de cómo la aprobación de la nueva ley afectará en materia de drogas.

IMG_0397

La aprobación de la nueva Ley de Seguridad Ciudadana por el Congreso el día 11 de diciembre de 2014 está pendiente de las enmiendas del Senado para su paso otra vez por el Congreso y posterior entrada en vigor. Ha habido cambios sustanciales con respecto al anteproyecto inicial que destacaremos a continuación en materia de drogas.

Cabe destacar los cambios que ha habido en materia de infracciones. En cuanto a las graves, en el anteproyecto se establecía como infracción grave:

1) “El consumo o la tenencia ilícitos de drogas tóxicas, sustancias estupefacientes o psicotrópicas, aunque no estuvieran destinadas al tráfico, en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos, así como el abandono de los instrumentos u otros efectos empleados para ello en los citados lugares y la tolerancia de este consumo en locales o establecimientos públicos por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismos “.

En el proyecto actual que ha sido aprobado por el Congreso, se modifica transportes públicos para transportes colectivos y establece como infracción grave en parte:

“La tolerancia del consumo ilegal o el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en locales o establecimientos públicos o la falta de diligencia en orden a impedir por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismos.”

Como vemos, además de establecer como una infracción grave aparte, esclarece lo que quiere decir, estableciendo lo que se sanciona como el consumo ilegal o el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas y añadiendo como conducta sancionada, la falta de diligencia dentro de estos lugares para impedir que pase.

2) Otra de las conductas sancionables prevista como infracción grave en el anteproyecto y que se mantiene también en el proyecto, es el que establece el art. 36.19 de la ley que sanciona el traslado de personas para facilitar a estas el acceso a las drogas.

Están pensando en las llamadas “cundas” o “taxis de la droga” casuística particular en vías de desaparición. En caso extremo ya tendría cabida en el tipo penal de favorecimiento. Lo que no quieren mediante este artículo el Estado es evitar lugares como las “Barranquillas” donde se concentre el tráfico de drogas.

3) Otro de los cambios que hay entre el anteproyecto y el proyecto aprobado actual, es una de las infracciones que preveía como graves: “El consumo de bebidas alcohólicas en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos cuando perturbe gravemente la tranquilidad · lidad ciudadana “.

Esta conducta que es más comúnmente conocida como el llamado“botellón” ahora pasa del art. 36 a 37 de la misma ley y por lo tanto, pasa de ser una infracción grave a una leve, rebajando la cuantía de la multa imponible a la misma que es de 100 a 600 euros.

4) En cuanto a otra de las conductas sancionables en el anteproyecto que era la siguiente: “La ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, no constitutivos de delito.”, También se han introducido cambios a través de la nueva redacción propuesta del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y con la conformidad de la Fiscalía Especial Antidroga, y ha quedado de la siguiente manera: “La ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en lugares visibles al público, no constitutivos de delito “; quedando por tanto fuera de esta conducta sancionable los conocidos clubes de cannabis y las personas que cultiven o planten algún tipo de droga tóxica , estupefaciente o sustancia psicotrópica en el interior de su hogar que pueda ser para consumo propio.

5) Otra de las sanciones que se introdujo en el anteproyecto era el “Forzar o inducir a otros, especialmente a los menores de edad o personas con discapacidad necesitadas de especial protección, mediante el uso de la violencia física, intimidación o engaño, al consumo o la tenencia ilícitas de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas cuando no sea constitutivo de delito. “En el proyecto actual ha quedado suprimida dicha conducta.

6) Pasando ya al tema de las sanciones administrativas aplicables en cada caso, también se han producido cambios que deben ser comentados, ya que en el anteproyecto de la Ley de Seguridad Ciudadana se preveía como sanciones aplicables las siguientes:

En el caso de ser infracciones leves se preveía una multa de 100 a 1.000 euros, el proyecto aprobado ha modificado la cuantía máxima de 1.000 a 600 euros (en la actualidad en infracciones leves la cuantía máxima en leves era de 300 euros). 
En el caso de infracciones graves se preveía una multa de 1.001 a 30.000 euros, en este caso se modificó por el proyecto la cuantía mínima siendo anteriormente de 1.001 euros, ha quedado en 601 euros.
 
¿Y en el caso de infracciones muy graves la cuantía sigue siendo la misma que en el anteproyecto de 30.001 a 600.000 euros.

7) Dentro de las novedades que incluye el nuevo proyecto aprobado, también se prevé, una consecuencia accesoria. Que podría conllevar además de la multa económica la suspensión temporal o clausura del establecimiento o local hasta 6 meses máximo.

8) Otra novedad prevista en el proyecto y que no aparecía en el anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, se establece la obligación de reparar el daño o, cuando no sea posible, el resarcimiento del perjuicio causado. Y la creación en el Ministerio del Interior un Registro Central de Infracciones contra la Seguridad Ciudadana para apreciar reincidencias que puedan ocurrir, y que podrían aumentar la gradación de la multa en caso de ser reincidente.

9) Para la graduación de las sanciones para tener en cuenta si es grado mínimo, medio o máximo que modifica la cuantía de la multa, una de las circunstancias nuevas que añade el proyecto aprobado es la siguiente: “Art.33.2 grado medio: Que en la comisión de la infracción se utilice a menores de edad, personas con discapacidad necesitadas de especial protección o en situación de vulnerabilidad. “Y dentro de cada grado, cuando ya se ha fijado grado mínimo, medio o máximo añade como novedad que se debe tener en cuenta la entidad del riesgo producido por la seguridad ciudadana o la salud pública.

10) Por último, resaltar la novedad que añaden como disposición adicional quinta que establece lo siguiente en el proyecto a propuesta del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad “Suspensión de sanciones pecuniarias impuestas por infracciones en materia de consumo de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas cometidos por menores de edad. Las multas que se impongan a los menores de edad por la comisión de infracciones en materia de consumo o tenencia ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas pueden suspenderse siempre que, a solicitud de los infractores y sus representantes legales, aquellos accedan a someter a tratamiento o rehabilitación, si lo necesitan, o actividades de reeducación. En caso de que los infractores abandonen el tratamiento o rehabilitación o las actividades reeducativas, se procederá a ejecutar la sanción económica. 

Para Francisco Blázquez Martínez, abogado y presidente de la Comisión de Drogas del Colegio de Abogados de Barcelona.

Fuente: Master Drogodependencias Universidad de Barcelona

Anuncios

TRATAMIENTOS, DROGAS Y CONTROL SOCIALPoster IX Trobada Catalana Triptico Programa IX Trobada A Triptico Programa IX Trobada B

Asistencia a la reunión de Plataforma del compañero fallecido Juan Pallares

Juan es el de la gorra azul (siempre llevaba gorra) y era un excelente chaval con muchas ilusiones de vida personales y familiares, tenia un hijo de 2 años (Juanito) y la vida no le trato bien.
Hemos querido colgar esta foto porque Juan era una de las personas que vino a nuestra asociación por la puerta del cumplimiento de medidas alternativas y poco a poco se integro y estaba orgulloso de ser Mediador de salud, pero una mala acción del sistema impidió dar continuidad a su evolución y ha su vida.

TEMATICAS EMERGENTES

Realización VIII Trobada Catalana de Pacients en Tractament amb Opiacis

poster1sevilla

A pesar de que los pacientes dependientes de opiáceos son enfermos y enfermas crónicos y tienen derecho al mismo trato que un paciente enfermo crónico normal, la sociedad los considera ciudadanos y ciudadanas de segunda, los atienden en circuitos paralelos a la red normalizada de salud y no siempre les permite elegir su tratamiento. Si a esto sumamos que en los pacientes enfermos crónicos existe un gran riesgo de exclusión social, en los dependientes de opiáceos este riesgo se duplica.

• La dependencia de opiáceos es una enfermedad crónica con recaídas, que requiere tratamientos a largo plazo y una infraestructura psicosocial que permita una estabilización dirigida a la reinserción.
• El estigma asociado a los programas de mantenimiento es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el paciente dependiente de opiáceos.
• La red sanitaria de asistencia a las drogodependencias necesita avanzar hacia un modelo que no esté basado solo en la reducción de daños.
• Los recortes afectan especialmente a los pacientes con dependencia a opiáceos, ya que muchos de ellos se quedan sin la posibilidad de acceder al tratamiento.
• MI TRATAMIENTO MI ELECCIÓN (MTME) http://www.mitratamientomieleccion.eu da a conocer a los pacientes y familiares las opciones de tratamiento existentes (tanto farmacológicas como no farmacológicas), que mejor se adapten a sus necesidades y que les permitan normalizar su situación y trabajar hacia una reintegración social.
• La red asistencial de la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, atendió el pasado año a 61.235 personas. Los dependientes de opiáceos ocupan el primer lugar de la lista con 19.481 personas atendidas.
• Aunque el consumo de heroína es estable desde hace años en Andalucía, con una prevalencia del 0,8% de la población , las incautaciones de heroína se han duplicado durante el 2012. La dependencia de esta sustancia sigue siendo un problema importante de salud pública, porque los pacientes dependientes constituyen una población cada vez más cronificada, con numerosos problemas físicos y mentales asociados (SIDA, hepatitis, depresión, etc.).

Sevilla, 27 de febrero de 2013.- Las Asociaciones de Pacientes Dependientes de Opiáceos: APDO y COLECTIVO LA CALLE, con el apoyo de las Federaciones de Drogodependencia FAUDAS, ENLACE y LIBERACIÓN han celebrado el “I Encuentro Andaluz de Pacientes, Familiares, Técnicos y Técnicas en torno a la Dependencia de Opiáceos. El objetivo de este encuentro, titulado “Repensando la Red de Asistencia” ha sido realizar una profunda y seria reflexión sobre los servicios, los tratamientos, las políticas, los recursos, la regulación en la conducción vial de los pacientes, etc., desde perspectivas multidisciplinares para así poder sugerir directrices de mejora, que sin duda, necesita la red sanitaria de asistencia a las drogodependencias. Por este motivo, durante el encuentro, los pacientes han reivindicado la delicada situación en la que se encuentran y han elaborado una serie de propuestas para mejorar la calidad de los servicios que ofrece la red sanitaria de asistencia a las drogodependencias. Una de las cuestiones que reivindican, quizá la más importante de todas, en palabras de los representantes de las asociaciones convocantes, presentadores y facilitadores del encuentro José Carbonell (Gestor de Entidades Sociales y Presidente de las asociaciones APDO y AUMMO) y Marisa Fernández (Agente de Salud de Colectivo La Calle y presidenta de FAUDAS), es la consideración marginal que se da a estos tratamientos, que se dispensan habitualmente en centros -con normativas diferentes al resto- emplazados fuera del circuito normalizado de la atención sanitaria pública, lo que nos hace afirmar que somos pacientes de segunda clase para el Sistema Nacional de Salud.

Además, explicaron José Carbonell Y Marisa Fernández respectivamente , esta “peculiaridad” en la forma de prestar el servicio, ha dificultado que los pacientes puedan recuperar una “normalidad”, debido entre otras cosas, a la incompatibilidad de horarios de los centros con sus trabajos (dificultad de cumplimiento de jornadas laborales); a la falta de estos servicios en sus entornos mas próximos (barrios, municipios, etc..) lo que les obliga a trasladarse, en muchos casos a diario, y a dedicar tiempo y dinero a estos desplazamientos; a la falta de recursos paralelos dentro de las instalaciones donde se dispensan dichos servicios (como podrían ser los centros de día o unos espacios propios de auto-apoyo o asociativos), etc.

Asimismo, las asociaciones de pacientes denunciaron que existe una “doble moral” en cuanto a los tratamientos y los centros de drogodependencias, ya que al ser un circuito de atención paralelo a la sanidad normalizada, el simple hecho de acudir a estos centros provoca rechazo social y pérdida de confianza incluso por parte de la propia familia. Este estigma asociado a los programas de mantenimiento y que influye, en muchas ocasiones, en que los dependientes de opiáceos no se acerquen a pedir ayuda, es uno de los mayores retos a los que se enfrentan estos pacientes.

Los pacientes insistieron mucho en recordar que la dependencia a opiaceos es una enfermedad crónica con recaídas (generalmente) caracterizada por la búsqueda y el consumo compulsivo de sustancias opiáceas, que requiere de tratamientos a medio y largo plazo y de una infraestructura psicosocial que permita una estabilización dirigida a la reinserción. En opinión de Mercedes Márquez (Educadora Social del Colectivo la Calle y gerente de FAUDAS), si por un problema coyuntural esta infraestructura se sigue reduciendo y/o sigue desapareciendo, dificultará cada vez más el trabajo con nuestros usuarios y usuarias. Con ello asumimos cada vez más el riesgo de que busquen soluciones alternativas en el mercado negro de la calle, bajo el silencio de las administraciones.

Por otro lado, añadió Marisa Fernandez, “la estructura de las terapias de mantenimiento con sustitutivos opiáceos, sigue enmarcada en los Programas de Reducción de Daños; no ha evolucionado y, en la mayoría de los casos, el paciente no tiene derecho a participar en el proceso de elección de su tratamiento, según considere que es el más adecuado para él (metadona, buprenorfina/naloxona o diacetilmorfina), lo que provoca desigualdades territoriales en función de si el tratamiento está o no financiado al 100%. En consecuencia, en algunas comunidades autónomas el acceso a la terapia con buprenorfina/naloxona, que tiene un coste añadido, es muy complicado para algunos pacientes y significa que muchos de ellos y ellas no pueden adherirse a la terapia o tienen serias dificultades para financiarla.

Para que los pacientes dependientes de opiáceos conocieran todas las opciones terapéuticas disponibles en su país, nació la campaña europea MI TRATAMIENTO MI ELECCIÓN (MTME) (www.mitratamientomieleccion.eu ), fruto de la colaboración entre una serie de grupos de usuarios y usuarias europeos y organizaciones terapéuticas. Su objetivo es proporcionar información de calidad acerca de la dependencia a la heroína y los opiáceos. Esta campaña es muy importante para los pacientes y sus familiares porque “proporciona información de los distintos tratamientos y las formas de afrontar la dependencia de opiáceos desde un punto de vista objetivo y no moralizante”, explicó José Carbonell.

MI TRATAMIENTO MI ELECCIÓN es una campaña de información en Internet donde las personas dependientes a opiáceos encontrarán opciones de tratamiento disponibles en toda Europa (tanto farmacológica como no farmacológica), las ventajas y desventajas de cada una de ellas, con ejemplos reales de personas en su misma situación. Asimismo, MTME incluye videos con historias motivadoras de personas que se han sometido a tratamiento y que han rehecho sus vidas. Además, ofrece consejos sobre como mejorar las posibilidades de éxito de los tratamientos y cuenta con enlaces a grupos de soporte que pueden ofrecer su ayuda. MTME también está dirigida a los familiares y red social más próxima de las personas dependientes de opiáceos, que deseen saber mas sobre la dependencia a la heroína y las opciones de tratamiento: incluye consejos para reconocer la dependencia, historias personales de padres y madres que han vivido la adicción a la heroína de sus hijos e hijas, han visto sus dificultades y grupos de apoyo a familias.

Como no hay nadie más adecuado que las propias personas afectadas para sugerir las mejores alternativas posibles, las asociaciones de pacientes propusieron las siguientes medidas para mejorar la calidad de los servicios:

• Adaptar los programas de tratamiento a las personas que los utilizan, individualizándolos: ¿por qué unas con metadona, otras con buprenorfina/naloxona y unas pocos con diacetilmorfina?
• Favorecer la participación de un representante de los pacientes en los protocolos de actuación.
• Unificar los criterios de tratamientos y la atención sanitaria en todas las CC.AA. para que todas las personas dependientes tengan las mismas posibilidades, porque actualmente nos encontramos con que, según donde resida la persona, tiene una mejor calidad de asistencia que otra, o dispone de más posibilidades de aumentar su adaptación social que otra.
• Crear un Servicio de Urgencias para drogodependientes en el cual puedan atender cualquier imprevisto que pudiera darse.
• Promover la interacción y la confidencialidad entre el equipo terapéutico y el paciente cuando éste acude al Centro, en un lugar habilitado, con un mínimo de privacidad, sin las frecuentes interferencias externas de otras personas usuarias o no, como ocurre actualmente.
• Encontrar soluciones para la masificación, a la hora de recogida del tratamiento, a la que se exponen los pacientes en algunos servicios de dispensación.

Para concluir, los y las representantes de las asociaciones quisieron recordar que las personas dependientes de opiáceos no son “marcianos que han venido de otro planeta”, son personas que están entre nosotros; son nuestros seres queridos (hijos/as, hermanos/as, padres, madres, parejas, amigos/as, etc) y debemos luchar por mejorar su calidad de vida que, en definitiva, es también la nuestra. Por eso, las asociaciones de pacientes, piensan que los pacientes y sus familiares pueden cambiar las cosas si los afectados se unen para reivindicar sus derechos, como ya están realizando pacientes asociados de otras patologías. Si además, las empresas de servicios se suman a las buenas prácticas, creemos que podremos, entre todos cambiar la forma de tratar actualmente la dependencia de opiáceos.

***

Para más información:

APDO (Asociación de Pacientes Dependientes de Opiáceos) – Carrer Nou de la Rambla, 81 3º 1ª , 08001 Barcelona.
Tel.: 0034 606237532 / Mo. 0034 663164962
Mail: apdoasociacion@gmail.com / info@apdoweb.org
Pág. Web: http://www.apdoweb.org / http://www.mitratamientomieleccion.eu/row/es/index.asp
Facebook: APDO Asociación de Pacientes Dependientes de Opiáceos –
YouTube: apdoasociacion –
Skype: apdoskipe –
Twitter: @apdoaummo

ASOCIACIÓN COLECTIVO LACALLE – C/Bécquer, 43, A Local, 41002 Sevilla.
Tel.: 954 90 28 25 / Móvil: 676 89 38 32
Mail: colcaye@gmail.com
Pág. Web: http://www.colcalle.org
Facebook: Colectivo La Calle

Poster VII Trobada Catalana de Pacients Dependents a Opiacis.

¿SOMOS CIUDADANOS DE SEGUNDA? SE PREGUNTAN LOS PACIENTES DEPENDIENTES DE OPIÁCEOS.
La Asociación de Pacientes Dependientes de Opiáceos denuncia que se enfrentan al estigma de la sociedad,
que los considera ciudadanos de segunda y los atiende en circuitos paralelos a la red normalizada de salud,
a pesar de que son enfermos crónicos y tienen derecho al mismo trato que un enfermo crónico normal.
• El acceso a los tratamientos existentes en la actualidad en España y la atención sanitaria a los
drogodependientes, varía según la CC.AA. en la que se reside.
• El estigma asociado a los programas de mantenimiento es uno de los mayores retos a los que se enfrenta
el paciente dependiente de opiáceos.
• Los recortes afectan especialmente a los dependientes de opiáceos en tratamiento, ya que muchos de
ellos se quedan sin la posibilidad de acceder al tratamiento elegido.
• La introducción del copago farmacéutico y la no financiación de muchos medicamentos ha provocado ya
un aumento de la falta de adherencia a los tratamientos.
• La dependencia de opiáceos es una enfermedad crónica con recaídas, que requiere tratamientos a largo
plazo y una infraestructura psicosocial que permita una estabilización dirigida a la reinserción.
Barcelona, 21 de noviembre de 2012.- La Asociación de Pacientes Dependientes de Opiáceos (APDO) ha
celebrado su VII Jornada, con la colaboración de la Diputación de Barcelona, el Departamento de Salud de la
Generalitat de Cataluña y la Agencia de Salud Pública del Ayuntamiento de Barcelona. Durante el encuentro, los
pacientes han reivindicado la delicada situación en la que se encuentran y han elaborado una serie de propuestas
para mejorar la calidad de los servicios que ofrece la red sanitaria de asistencia a las drogodependencias. Una de
las cuestiones que reivindican, quizá la más importante de todas, en palabras del Sr. José Carbonell, Presidente de
la Asociación y paciente reinsertado, es la consideración marginal que se da a estos tratamientos, que se
dispensan habitualmente en centros -con normativas diferentes al resto- emplazados fuera del circuito normalizado
de la atención sanitaria pública, lo que nos hace afirmar que somos pacientes de segunda clase para el Sistema
Nacional de Salud.
Además, prosigue Carbonell, esta “peculiaridad” en la forma de prestar el servicio, ha dificultado que los pacientes
puedan recuperar una “normalidad”, debido entre otras cosas, a la incompatibilidad de horarios de los centros con
sus trabajos (dificultad de cumplimiento de jornadas laborales); a la falta de estos servicios en sus entornos mas
próximos (barrios, municipios, etc..) lo que les obliga a trasladarse, en muchos casos a diario, y a dedicar tiempo y
dinero a estos desplazamientos; a la falta de recursos paralelos dentro de las instalaciones donde se dispensan
dichos servicios (como podrían ser los centros de día o unos espacios propios de auto-apoyo o asociativos), etc.
Asimismo, el Sr. Carbonell denuncia que existe una “doble moral” en cuanto a los tratamientos y los centros de
drogodependencias, ya que al ser un circuito de atención paralelo a la sanidad normalizada, el simple hecho de
acudir a estos centros provoca rechazo social y pérdida de confianza incluso por parte de la propia familia. Este
estigma asociado a los programas de mantenimiento y que influye, en muchas ocasiones, en que los dependientes
de opiáceos no se acerquen a pedir ayuda, es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el paciente
dependiente de opiáceos.
Por otro lado, añade Carbonell, la estructura de las terapias de mantenimiento con sustitutivos opiáceos, sigue
enmarcada en los Programas de Reducción de Daños; no ha evolucionado y, en la mayoría de los casos, el
paciente no tiene opción para elegir el tratamiento más adecuado para él (metadona o buprenorfina/naloxona), lo
que provoca desigualdades territoriales en función de si el tratamiento está o no financiado al 100%. En este
sentido, el Presidente de APDO recalca que, actualmente en Cataluña, muchas familias tienen que elegir entre
pagar un euro más en la farmacia o comprar un litro de leche. En consecuencia, el acceso a la terapia con
buprenorfina/naloxona, que tiene un coste añadido, es muy complicado para estos pacientes y significa que muchos
de ellos no pueden adherirse a la terapia o tienen serias dificultades para financiarla.
En este sentido, J.M.R. paciente de Madrid, con una discapacidad del 55%, que le impide trabajar, y una pensión de
400€ con la que apenas sobrevive, refirió que toma la buprenorfina/naloxona desde hace dos meses porque lo
pasaba muy mal con la metadona. Dijo que a pesar de que no le quieren sellar las recetas en la Seguridad Social,
va a hacer lo posible para no abandonar el tratamiento porque hacía tiempo que no se encontraba tan bien, tan
despierto y sin sensación de dependencia.
Por otra parte -sostiene Carbonell- el acceso al tratamiento varía según la Comunidad Autónoma en la que resida el
paciente o según si vive en una zona urbana o en una rural. En su opinión, el acceso total a las terapias disponibles
en la actualidad en España, sin diferenciación entre CC.AA., contribuiría a la normalización del tratamiento de estos
pacientes, que según José Carbonell, tienen el mismo derecho que los enfermos que sufren otras patologías para
recurrir a todos los tratamientos disponibles.
Es importante señalar que los recortes están afectando seriamente a estos pacientes que, al fin y al cabo, son
enfermos crónicos. En efecto, la drogodependencia es una enfermedad crónica con recaídas caracterizada por
la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas, que requiere de tratamientos a largo plazo y de una infraestructura
psicosocial que permita una estabilización dirigida a la reinserción. En opinión de Carbonell, si por un problema
coyuntural, esta infraestructura se reduce o desaparece, dejaremos de poder ayudar a nuestros pacientes con el
riesgo de que vuelvan a la calle y busquen soluciones en el mercado negro. De hecho, insiste el presidente de
APDO, la introducción del copago farmacéutico y la no financiación de muchos medicamentos, ha provocado ya un
aumento de la falta de adherencia a los tratamientos.
De esta manera, desde APDO proponen las siguientes medidas para mejorar la calidad de los servicios:
• Adaptar los programas de tratamiento a las personas que los utilizan, individualizándolos: ¿por qué unos con
metadona, otros con buprenorfina/naloxona y unos pocos con heroína?
• Favorecer la participación de un representante de los pacientes en los protocolos de actuación.
• Unificar los criterios de tratamientos y la atención sanitaria en todas las CC.AA. para que todos los dependientes
tengan las mismas posibilidades, porque actualmente nos encontramos con que, según donde resida la persona,
tiene una mejor calidad de asistencia que otra, o dispone de más posibilidades de aumentar su adaptación social
que otra.
• Crear un Servicio de Urgencias para drogodependientes en el cual puedan atender cualquier imprevisto que
pudiera darse.
• Promover la interacción entre el equipo terapéutico y el paciente cuando éste acude al Centro, en un lugar
habilitado, con un mínimo de privacidad, sin las frecuentes interferencias externas de otros usuarios, como ocurre
actualmente.
• Encontrar soluciones para la masificación a la que se exponen los pacientes en algunas franjas horarias.
Durante el encuentro, los asistentes pudieron informarse sobre la campaña MI TRATAMIENTO MI ELECCIÓN
(MTME) http://www.mitratamientomieleccion.eu. que APDO considera muy importante para los pacientes porque
proporciona información de los distintos tratamientos y las formas de afrontar la dependencia de opiáceos desde un
punto de vista objetivo y no moralizante. Se trata de una Web creada por APDO, junto con otras entidades de
ámbito europeo, donde los pacientes drogodependientes y sus familiares encontrarán opciones de tratamiento
disponibles en toda Europa (tanto farmacológicas como no farmacológicas) y las ventajas y desventajas de cada
una de ellas, con ejemplos reales de personas en su misma situación.
Para concluir, el Presidente de APDO quiere recordar que los pacientes drogodependientes no son “marcianos que
han venido de otro planeta”, son personas que están entre nosotros; son nuestros seres queridos (hijos, hermanos,
padres, esposos, amigos) y debemos luchar por mejorar su calidad de vida que, en definitiva, es también la nuestra.
Por eso, desde APDO, piensan que los pacientes y sus familiares pueden cambiar las cosas si los afectados se
unen para reivindicar sus derechos, como ya están realizando pacientes asociados de otras patologías. Si además,
las empresas de servicios se suman a las buenas prácticas, creen que se puede cambiar la forma de tratar
actualmente la dependencia de opiáceos.
***
Para más información:
APDO (Asociación de Pacientes Dependientes de Opiáceos) – Carrer Nou de la Rambla, 81 3º 1ª , 08001 Barcelona.
Tel.: 93 5196967 / Mo. 0034 663164962
Mail: apdoasociacion@gmail.com / info@apdoweb.org
Pág. Web: http://www.apdoweb.org / http://www.mitratamientomieleccion.eu/row/es/index.asp
Facebook: APDO Asociación de Pacientes Dependientes de Opiáceos
YouTube: apdoasociacion
Skype: apdoskipe
Twitter: @apdoaummo

La Metadona se utiliza más a menudo como un reemplazo para otras drogas durante el tratamiento de la adicción. Una forma sintética de opio sí, metadona también desempeña un papel en el manejo del dolor y tiene el potencial de causar muchos de los mismos problemas que la droga reemplaza. A pesar de posibles complicaciones, un análisis recientemente publicado del meta reveló que el uso de la metadona es un componente valioso de terapia de adición.

Usos de la metadona

Vendido por Mallinckrodt bajo la marca Methadose y en varias versiones genéricas de metadona tiene alimentos de Estados Unidos y FDA aprobó indicaciones para ayudar a la gente a dejar de abusar de opiáceos como la heroína y calmantes estupefacientes sin experimentar graves síntomas de abstinencia y para ayudar a las personas evitar recurrente en dependencia y adicción. A veces también, los médicos prescriben metadona para aliviar el dolor en pacientes que no han respondido a otros medicamentos.

Administración

Los pacientes que recibieron metadona para el tratamiento del dolor pueden recoger las recetas de sus farmacias. Sin embargo, ley federal requiere que los pacientes que recibieron metadona para el tratamiento de la adicción a tomar dosis en instalaciones especialmente designadas y con licencia. Los Estados título 42, sección 8 del código de regulaciones federales, “productos de metadona cuando se utiliza para el tratamiento de la adicción a opiáceos en desintoxicación o programas de mantenimiento, deberá suprimirse sólo por los programas de tratamiento de opiáceos y organismos, profesionales o instituciones por acuerdo formal con el patrocinador del programa certificado por el abuso de sustancias y la administración de servicios de Salud Mental y aprobado por la autoridad del Estado designado. Programas de tratamiento certificado deberán renunciar y usar metadona en forma oral sólo y de acuerdo a los requisitos de tratamiento establecido en las normas de tratamiento de opiáceos federal.”

Dosificación

Proveedores de atención médica deben supervisar a pacientes después de que reciben su primera dosis de metadona. Esa dosis inicial para los adictos pueden oscilar entre 20 mg y 30 mg. dolor pacientes que nunca han tomado un analgésico estupefaciente deben recibir no más de 5 mg de metadona como una dosis inicial. Una dosis diaria de metadona, a continuación, puede ajustarse gradualmente hacia arriba a hasta 120 mg para la adicción y los pacientes de dolor.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios comunes de uso de metadona incluyen somnolencia, dolor de cabeza, debilidad muscular, náuseas, estreñimiento, boca seca, hinchazón de las manos y pies, erupción cutánea, pérdida de apetito sexual y falta de períodos menstruales. Más en serio, en dosis altas y con el uso continuado metadona puede causar respiración entrecortada respiratorias represión y sobredosis. Signos de sobredosis de metadona son estupor o coma, piel fría y húmeda, los músculos flácidos y respiración extremadamente lento y poco profunda.

Advertencias

Metadona puede ser adictivo y sometidos a abusos, y no puede ser administrado a personas con problemas de respiración o estreñimiento grave debido a íleo. La información de prescripción que acompaña a la medicación también tiene fuertes advertencias de que un pequeño número de pacientes experimentaron insuficiencia respiratoria y cardiaca cuando primero comenzar a utilizar la metadona.

Eficacia para el tratamiento de la adicción

Investigadores de la nacional contra las drogas y el Alcohol Research Centre en Nueva Gales del Sur, Australia, examinaron casos de 1.969 personas que han participado en programas de tratamiento con opiáceos y determinó que la administración a largo plazo de la metadona beneficia pacientes. Como los investigadores escribieron en la edición de julio de 2009 de la base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas, “Metadona es una intervención de la terapia de mantenimiento eficaz para el tratamiento de la dependencia de heroína ya que conserva a los pacientes en tratamiento y mejor que los tratamientos que no utilizan terapia de reemplazo de opiáceos disminuye el consumo de heroína”. Específicamente, los pacientes que recibieron metadona tenían un 44 por ciento más posibilidades de éxito en permanecer fuera de opiáceos y en tratamiento.